jueves, 8 de marzo de 2007

Todos tenemos un punto débil, conviene recordarlo para descubrirlo en aquellos personajes que nos amenazan. La mitología nos ofrece ejemplos de ello, como el ojáncano cántabro. En esta página nos lo describen: http://www.atc.unican.es/~rafa/mitologia.html. Un ser malvado que se alegra de los problemas del hombre, descripción que encanjaría muchas veces con gentes que nos rodean. El punto débil de este ser es un pelo blanco en su barba pelirroja. Así que recuerden, cuando se encuentren con alguien que les esté haciendo la vida imposible busquen su pelo blanco y no pierdan la esperanza.

No hay comentarios: