sábado, 8 de diciembre de 2007

Proselitismo comercial

En un medio de comunicación local he leído las dificultades del pequeño comercio en una pequeña ciudad como Pamplona y ayer, en una conversación familiar, tratábamos el tema de las dificultades para encontrar personal para trabajar los fines de semana, su escasa remuneración y la importancia de las grandes superficies en el comercio. Apoyar al pequeño comercio es labor de todos y no culpa de unos pocos. Las grandes cadenas comerciales hacen de la estandarización su bandera y la ropa, la decoración, y todo lo que venden es igual para todos. Si buscamos cosas diferentes acudamos al pequeño comercio, nos permitirá sentirnos diferentes desde el momento en que entramos por la puerta, dejemos el domingo para la familia y nuestras diversiones, y no permitamos que nuestro tiempo de ocio se convierta en derrochar la cartera en grandes centros. Es nuestra responsabilidad como consumidores, no de los ayuntamientos, las grandes superficies o de las asociaciones de comerciantes, hacer viva a nuestra ciudad o pueblo y por lo tanto crecer en diferenciación y creatividad. Es más fácil decirlo que hacerlo pero la lucha queda.

No hay comentarios: