miércoles, 2 de enero de 2008

Mitos que caen

En un artículo de Pablo Maella cae uno de los mitos empresariales que relaciona satisfacción del trabajador con su rendimiento. Olvidamos que no trabajamos para sentirnos felices sino que trabajando a veces somos felices y otras veces no. El rendimiento se mide objetivamente en términos de productividad y se puede reducir a índices y ratios, mientras que la satisfacción es totalmente subjetiva aunque se pueda medir con encuestas al personal o por otros medios. En estas encuestas se puede ocultar la verdad mientras que el trabajo que realizamos cada uno difícilmente lo podemos disimular. Además la satisfacción es totalmente personal y por lo tanto diferente para cada persona y tampoco debe olvidarse el factor tiempo. ¿No se trabaja con otra alegría en primavera sabiendo que cuando salgamos de la oficina el sol nos espera?

No hay comentarios: