martes, 21 de octubre de 2008

Sexo, ecología y una reflexión sobre las decisiones

Tener sexo seguro no es compatible con el medio ambiente ya que los preservativos están realizados con materiales derivados del petróleo y por lo tanto contaminantes. Es en esos momentos donde se ponen de manifiesto los problemas de elección de nuestra sociedad. ¿Un ecologista debe renunciar a sus principios para obtener relaciones seguras?. Algunos dirán que otra elección sería no tener sexo pero a buen seguro que los amigos de las causas naturales no lo consideran un pecado para su pensamiento y conciencia. Cada vez tenemos que elegir entre más cosas, no es que podamos, es que debemos, ya que la complejidad de nuestro mundo nos impide la simplicidad. La condición humana llega a un punto en el que las decisiones dejan de ser racionales o pasionales para convertirse en morales y en ese punto es donde no hemos avanzado. Las decisiones racionales se toman con cabeza, las pasionales con el corazón, pero las morales ¿a que parte del cuerpo podemos asociarlas? Las reflexiones morales toman un cariz muy complejo en el que interviene la cultura, la sociedad, las costumbres, nuestra capacidad de permitir ser independientes o nuestra decisión de no serlo y los múltiples factores que interactúan hoy en día no facilitan la labor.

Sería muy bonito tener condones”ecológicos” pero ¿no sería más fácil y más utópico llegar al punto donde este tipo de conversaciones no se dieran?¿Dónde todo volviera a ser más natural? Y cuando hablo de todo no me refiero al sexo, ni a los preservativos ( que son una coartada para esta reflexión ) sino a la vida en general.

No hay comentarios: