martes, 3 de febrero de 2009

Ferran Adriá, el éxito del trabajo puede que no sea partir de cero

Alguna vez he hablado de El Bulli y de Ferran Adriá. Ayer cayó en mis manos un pequeño recetario suyo en la cual aparecía una breve reseña de la historia del restaurante de Girona. Me llamó la atención que el restaurante existía mucho antes de Ferran Adriá y que el famoso cocinero entró allí como empleado de los antiguos dueños. Las estrellas Michelin para este restaurante ya existían antes de que Ferran Adriá se hiciera dueño de dicho lugar. Esto no resta méritos sino que añade un matiz al éxito. Tenemos un prejuicio y es que para tener éxito hay que partir de cero y nada más lejos de la realidad, nos podemos encontrar con grandes éxitos que vienen avalados por trayectorias anteriores y recordemos que es tanto o más difícil mantenerse en lo más alto que llegar a él. Es cierto que Ferran Adriá realizó una voltereta mortal al hacerse cargo del restaurante pero el maravilloso lugar se inició como un sencillo chiringuito para vender salchichas, por lo tanto no sabemos donde está el éxito hasta que trabajamos. Esa es la clave de hoy, trabajar con un objetivo pero sin tener prejuicios de donde partimos, en definitiva, humildad.

No hay comentarios: