miércoles, 8 de julio de 2009

Twitter, la revolución que no es


Como ha ocurrido con todas las aplicaciones, programas, webs…. A lo largo de la revolución de internet se le ha dado mucho más valor y han generado bastante más expectativas que la que realmente tienen. Es cierto que internet ha cambiado nuestras vidas pero ha sido el medio para que esos cambios se produjeran, posiblemente si no hubiera existido esta aplicación gubernamental se hubiera inventado. Primero fue Facebook y ahora Twitter, las redes sociales son simplemente eso, redes, no significan ni revolución, ni cambio por si mismas ni nada por el estilo. Si las personas quieren evoluciones en vez de revoluciones no pretendamos que 140 caracteres sean la mecha para cambiar el mundo. ( ver artículo de El País )
Twitter además evoluciona para cada persona dependiendo de a quien se siga y como. Las personas a las que en un principio seguía ahora no me aportan nada y tengo que buscar contactos nuevos para que la utilidad de este chat moderno satisfaga mis propósitos. Saber si alguien se ha levantado con el pie izquierdo o derecho por la mañana no me dice nada pero si me sirve como monitor de la web y de búsqueda de porciones de red interesantes para mis propósitos. Habrá otras personas que buscan mover el mundo, utopía propia de otros tiempos que quizás lleve a un romanticismo más propio de ideas políticas o revolucionarias pero Twitter no lo hará, lo haremos las personas.

3 comentarios:

Esther Gómez dijo...

La verdad es que no discrepo del todo. En definitiva la web 2.0 lo único que hace es poner herramientas al alcance de cualquier mortal, para hacer realidad nuestras propias motivaciones de comunicación. Twitter no es conceptualmente una revolución, pero sí en su forma.
Saludos.

Blanca Oraa dijo...

Es el contenido lo que importa, estoy de acuerdo contigo.

Jose Ignacio dijo...

Muchas gracias por aportar vuestras opiniones. Twitter tampoco me resulta del todo una innovación en la forma ya que al final es un mix de fuentes anteriores, me refiero al chat, a los SMS, a los foros de internet. No me parece tan revolucionario como evolucionario.