viernes, 25 de noviembre de 2011

Con la política hemos topado en Twitter.

Lío, ruido, polémica es lo que está generando un artículo aparecido en Diario de Navarra relatando las conversaciones twitteras de dos parlamentarias navarras durante una sesión.
No es la primera polémica que trata el tema y tampoco hace falta recordar las controvertidas actuaciones en algunos momentos de los community managers de PSOE y PP durante las pasadas elecciones pero Twitter ha venido a quedarse en la política.
En la medida justa está lo correcto. El artículo según mi opinión personal, es un poco frívolo buscando la polémica fácil y llamar la atención, al menos localmente y lo ha conseguido.  Es cierto que como dice @puytri no estamos en todo momento en nuestro trabajo hablando y produciendo, pero también es cierto que en el caso de estas dos personas su trabajo es público y por tanto ciertas actitudes deberían controlarse. Twitter es una gran herramienta para un político, para conocer la situación de la calle y ponerse en contacto con personas que también tienen inquietudes políticas pero también sirve para ponerse en el punto de mira social y en peligrosas polémicas como el machismo, la falta de ética, o la delgada línea de la representación ciudadana y la responsabilidad, mientras haces lo correcto nadie dice nada, mientras que un milímetro fuera se crea un tsunami, independientemente del tema de conversación, el partido o el género del político. La polémica está servida pero un representante parlamentario debería evitarla.

No hay comentarios: