lunes, 20 de mayo de 2013

Un emprendedor es un vendedor, es un comercial.


Cuando tu proyecto emprendedor se asienta comienzas una nueva fase donde debes dar mayor importancia a aspectos clave de gestión o comerciales.

Una de las cosas de las que te das cuenta conforme el proyecto madura es que un emprendedor o empresario, da igual en que fase te encuentres, es un vendedor puro y duro. La idea de tu empresa es indiferente porque no vas a vivir de lo buena que sea sino de lo bien que la vendas.
Siempre he pensado en la importancia de una buena labor comercial pero trabajarla es una tarea tan importante como prestar un buen servicio o adaptarte al mercado.
Así que si estás pensando en poner en marcha una idea emprendedora tenlo en cuenta, te tienes que convertir en un comercial al 100%.

No voy a contaros ideas sobre como vender más y mejor, hay grandes profesionales de las ventas que lo hacen de maravilla y os pueden dar grandes lecciones sobre psicología de ventas, el proceso comercial, el cierre.... Pero os voy a dar dos detalles generales.

El primero es que hay que vender con pasión, con ganas, con alegría. Diréis que eso a un emprendedor le sobra, es cierto, pero las leyes del mercado y su dureza desgastan y mucho. La idea flaquea, los "no" hacen mella en nuestra coraza de ilusión y las dudas nos asaltarán tarde o temprano, por no decir las dentelladas de la competencia o la incertudumbre de los precios. Lo que os mantendrá en el camino es el convencimiento que estáis en esta lucha para vender vuestro producto o servicio.
Seguro que os vais a encontrar con competidores con un producto mucho peor que el vuestro o con sus clientes insastisfechos con el servicio que reciben, pero siguen en el mercado. No caigáis en ilusiones, vuestra fuerza, vuestra pasión viene de creer en vuestra idea y en creer que la vais a vender mejor que nadie, aunque no sea la mejor, aunque aun le falte perfeccionarse, aunque aun le falte pulirse.

La segunda gran idea es que no vendáis ni un producto ni un servicio. A nadie le interesa ya eso y mucho menos en estos momentos donde todo lo miramos con lupa. ¿Vendes soluciones a problemas específicos que tiene la persona que se encuentra frente a ti escuchando tu propuesta? Entonces quizás tengas una oportunidad. Sólo una, recuérdalo, si sabes captar cual es el problema y como el producto o servicio que tienes lo resuelve. Lo demás se convertirá en una cháchara que acabará con tu frustración y con tu ánimo alicado porque seguro que sales pensando que tu producto o servicio es el mejor de todos y no entiendes como no te han podido comprar.

No hay comentarios: