viernes, 25 de julio de 2014

Cocinero antes que fraile.



Acabo de encontrarme con este buen artículo sobre emprendedores sobre los emprendedores de Carlos Otto. Su mesura es bien recibida y me ha hecho reflexionar. ¿Cuántos de esos políticos que tanto pregonan el emprendimiento han tenido esa experiencia? Decirle a los demás lo que tienen que hacer es muy fácil, y decir que eso es lo que está bien, más. Todo el mundo cuando le cuentas tu idea o te dice que a él ya se le había ocurrido, o que te la vas a pegar, o que….. es decir, opiniones, opiniones, opiniones…. Cuando aplicas una receta en tus carnes la cosa cambia. Un antiguo compañero de fatigas, desgraciadamente ya no está entre nosotros, era un cargo de una entidad que ayudaba y animaba a emprendedores, todo era muy fácil, parecía que emprender era un juego de niños. Finalizó esa etapa y decidió ponerse al otro lado de la barrera y comprendió que aquello no era como los consejos de los asesores de centros de emprendimiento oficiales, ni de las ventanillas únicas, ni de los cursos de futuros empresarios,….aquello era lidiar con un toro y no ver la faena desde la barrera.
Gracias Carlos por el artículo, seguirá habiendo gente que piense que ser emprendedor es la panacea y que nos estamos haciendo ricos pero es sólo una alternativa laboral que hay que tomar muy conscientemente.

No hay comentarios: